José Moro: el hombre detrás de Bodegas Cepa 21

Platicamos en exclusiva con José Moro sobre Bodegas Cepa 21 y esto fue lo que nos contó sobre el futuro de una de las marcas más top de vinos.

José Moro es el presidente de Bodegas Cepa 21, su legado familiar y pasión por el vino lo han convertido en uno de los hombres más importantes de la industria a nivel mundial.

José Moro se define a sí mismo como una persona con determinación, que piensa con el corazón, y que sabe sacar el máximo partido a la experiencia para hacer brillar a su empresa; y en entrevista para Travel & Life, nos cuenta cómo ha evolucionado la marca y qué planes tiene a futuro en el mundo vitivinícola.

LEE MÁS: Gabriela Ruiz, la chef mexicana que rompe esquemas

Travel & Life: ¿Cómo surge Cepa 21 y cómo consideras que ha evolucionado hasta estos días?

José Moro: antes de explicarte eso, me gustaría contarte que recibí un gran legado por parte de mi padre, y fue el amor por el vino. A partir de ese amor que me inculcó desde niño, porque no en vano estábamos acostumbrados desde muy jóvenes a ayudarles con las tareas del campo, de la bodega y de todo lo relacionado con el vino, y quedó impregnada en mí una pasión que sin darme cuenta empezó a surgir cuando ya era mayor.

Precisamente y coincidiendo con la aparición de la Ribera del Duero, esa gran zona vitivinícola española, fue cuando tuve esa pasión por el vino, y eso surgió por lo años 80; a partir de ahí, empecé a construir y a dar forma a ese gran proyecto, estuve treinta y tres años dirigiendo, encumbrando y posicionando la bodega en los lugares más altos desde todos lo puntos de vista, y nació Cepa 21, al que ahora estoy dedicado en cuerpo y alma.

Un vino que nace del amor

Es un proyecto que nació básicamente para hacer un vino distinto, un vino en el que las características principales no debían ser muy diferentes al vino que encumbró a la Ribera del Duero, que era un vino con una personalidad, con carácter, con color y una potencia tremenda. Pero lo que yo quería era darle finura, darle elegancia, sutileza, acercarle un poco más al consumidor; esto es lo que persiguió esta marca y lo que está consiguiendo.

Buscamos una parcela con una orientación más norte, en el cual el ciclo vegetativo fuera más largo para que pudiera darnos una uva con unos matices diferentes y más pronunciados. Y luego, con ese proceso darle la elegancia para poner a disposición del consumidor un gran vino. Ahí nació ese proyecto hace veintidós años, y yo creo que ha ido creciendo de la misma manera que las raíces de esos viñedos que plantamos hace veintidós años, y sacando el alma de esas viñas, sacando la mineralidad y sabiéndola llevar a un racimo en la cual nosotros tenemos que sacar lo mejor de él para elevar al vino.

Es una bodega moderna pero anclada en la tradición, tenemos muy claro a dónde tiene qué llegar con una producción media de cerca de 750 mil botellas, y no tengo duda que va a llegar a ser una de las grandes a nivel mundial.

LEE MÁS: Cócteles nutrimentales: qué son y por qué todo el mundo quiere probarlos

Travel & Life: ¿Cuáles crees que sean las características principales de los vinos de Cepa 21?

José Moro: Cepa 21 busca vinos que llevan intrínsecamente adjetivos que sean dispares, incluso entre ellos, porque si hablamos de potencias o de personalidad, también tiene que llevar velocidad y redondez. Tiene que dar la personalidad de la tierra: esa fruta, esa mora, esa zarzamora con ese tanino perfectamente madurado en una barrica francesa que le permita una oxigenación y un crecimiento que haga que sea un vino redondo, amable, fácil de beber, pero que no pase desapercibido en la boca. Creo que ese es el gran dilema de Cepa 21, hacer un vino que sea muy personal y amable a la vez.

Travel & Life: ¿Cómo dirías que es la mejor manera de disfrutar una etiqueta de Cepa 21?

José Moro: el vino es mágico, es arte, cultura, cariño, amistad; es el perfecto catalizador que hay para las relaciones humanas. Tiene sentido beberle con la mejor compañía, con el mejor maridaje o con cualquier persona. Creo que cada vino tiene su momento, y eso es lo que tiene que entender el consumidor. Desde los vinos jóvenes que tienen sus matices más afrutados, que son vinos más vivos, más amables, que son más propicios para ese chateo, para salir a socializar. Y luego hay vinos más serios, con más personalidad, con un camino más pulido y definido que los hacen ideales para otro tipo de circunstancias o de maridajes.

Cada vino tiene su momento y el consumidor debe saberlo. Aunque crea que no entiende de vinos, tiene que saber qué vino le apetece para cada instante, y en toda esa gama que tiene Cepa 21: vinos amables, cariñosos que te dan ternura y vinos que te van mirando de tú a tú porque son super serios y porque tienen una personalidad increíble.

LEE MÁS: Conoce al chef Osamu Roman Deai y su cocina con historia

Travel & Life: ¿Cuál es tu vino favorito y cuál es tu ritual para disfrutarlo?

José Moro: como te he dicho antes, cada vino dentro de su personalidad tiene sus características, y tiene su momento, siempre hay más motivos suficientes para estar feliz, cuando el cuerpo está lleno de energía, pues seguramente vamos a aguantar un vino con más carácter, con más poderío, un vino más peso, con más cuerpo, porque nosotros estamos de la misma manera.

Y seguramente un día que sentimentalmente estamos más apagados por cualquier circunstancia, se nos apetece un vino mucho más sencillo, más fácil de beber, más redondito, que nos dé más ternura y más cariño. Y el vino tiene mucho de sentimental, eso tiene mucho que ver, cómo nos sintamos a la hora de elegir un vino para saber cuál es el adecuado.

Travel & Life: ¿Cuáles serían los retos a los que se están enfrentando ahora, sobre todo a nivel ambiental ante el panorama del calentamiento global y de la sustentabilidad?

José Moro: tenemos que estar atentos, porque ahora mismo las cosechas se están adelantando. Lo que es cierto es que cuando yo era un niño, vendimiábamos a mediados de octubre y ahora lo hacemos a mitad de septiembre. Por lo tanto, algo está pasando. ¿Eso cómo influye en el ciclo vegetativo de la uva? Pues de una manera importante, porque para que se cumpla un ciclo vegetativo tiene que haber un equilibrio entre el alcohol, la acidez y la estructura polifenólica, eso tiene que estar perfectamente triangulado para que no haya ningún desajuste.

Imagínate que tenemos grado alcohólico y no tenemos estructura polifenólica, ese vino quedaría descompensado, digamos que quedaría verde. Por eso lo que está pasando durante estos años es que el exceso de temperatura o la cantidad de olas de calor que hemos tenido este año; por ejemplo, llega el mes de septiembre y tenemos suficiente grado alcohólico y no tenemos la madurez fenólica para poder vendimiar, y tenemos que esperar a que haya una madurez fenólica, y eso nos da como resultado que el grado va subiendo, y el grado tienen que estar equilibrado porque precisamente uno de los éxitos del vino como bebida alcohólica es el grado que tiene, y dentro de los modos de vida que estamos teniendo hoy, un poco más orgánica o ecológica, el consumidor tampoco quiere excesivo grado en el vino.

Y sobre el cambio climático…

El cambio climático está haciendo que los vinos estén subiendo de grado, y por eso nosotros tenemos que procurar alargar el ciclo vegetativo, sobre todo en una variedad que ya lo lleva intrínsecamente en el nombre: Tempranillo. Si nosotros estamos vendimiando un mes antes, pues imagínate como cualquier ser humano que sea sietemesino por ejemplo, pues lo tenemos que dejar dos meses en la incubadora para que luego empiece a vivir su vida real, y lo mismo pasa con la uva, esta tienen que cumplir su ciclo para que dé todas sus características, y por eso nosotros estamos intentando que se aproxime el ciclo vegetativo que tienen que cumplir, y para eso estamos plantando y estamos lleno a las partes más altas en la plantación.

Estamos poniendo riego también, porque ha sido un verano que no ha llovido nada, y hacerlo con moderación siempre está bien. Y por supuesto, estamos investigando para que haya un cambio del portainjertos; ponemos la variedad para que sea de un ciclo vegetativo más largo. Entonces son medidas que estamos tomando para que la personalidad de ese Tempranillo, más en el contexto de la Ribera del Duero, pues no cambie, y sean los vinos que están conquistando el mundo año tras año, porque están entendiendo perfectamente el gusto del consumidor y están mostrando lo que te he dicho antes: una gran personalidad, un gran carácter y a la vez, esa redondez, esa melosidad y esa ternura.

Travel & Life: ¿Qué le dirías a un consumidor para que pueda tener un primer acercamiento con la marca, con la etiqueta y con el sabor?

Cepa 21 es un proyecto que nació precisamente para hacer algo nuevo, algo diferente, algo evolutivo en el contexto de la Ribera del Duero. Arquitectónicamente es lo mismo, es innovador, minimalista, que tiene una bodega preciosa, digna de ser visitada.

Y eso es lo que es el proyecto de Cepa 21, es un vino moderno, cuya base está anclada a la tradición, y en la tradición sobre todo, que vivió la persona que está dirigiéndolo, que no es otra que José Moro. Esa tradición hace que sus vinos huelan a eso, a tradición. Además con el conocimiento y con la innovación de una vida entera dedicada a este proyecto y con ese conocimiento que ha hecho que sus vinos sean diferenciadores de total aceptación del consumidor, y eso es lo que es Cepa 21.

Cada una de sus etiquetas tiene magia dentro de la botella, porque cuidamos las viñas individualmente para cada vino, y cada proceso está perfectamente identificado. Son vinos que tienen esas grandes puntuaciones a nivel internacional y que son reconocidos, y sin duda llegarán al lugar que se merecen.

Continuar Leyendo

Coachella: ¿Ya estoy muy viejo para este festival?

Falling Piano Brewing celebra su sexto aniversario con una fiesta para amantes de la cerveza