José Moro, fundador de Cepa 21 comparte sus mejores maridajes

Conoce a fondo estos vinos provenientes de la Ribera del Duero en España, en palabras de su presidente.

Cepa 21 es un proyecto vitivinícola fundado por José Moro y ubicado en la Ribera del Duero en Catilla y León, España. Su objetivo principal es brindarles a todas las personas que elijan sus vinos una experiencia única y sostenible a través del maravilloso mundo enológico.

Tuvimos la oportunidad de platicar con él acerca de sus vinos tan especiales y algunas opciones de maridaje. Mismos que podrás probar fácilmente debido a la gran presencia de la bodega en México.

El inicio de los vinos Cepa 21

Cepa 21 nace del deseo de José Moro de hacer vinos que resalten del resto de una manera muy específica, lo cual está logrando actualmente.

“Yo estaba soñando un proyecto en el cual ciclo vegetativo fuera más largo, de manera que las connotaciones y características que nos da el tempranillo fueran diferentes. Que hubiera una perfecta definición de una palabra clave en los vinos: frescura. Y eso se consiguen en el terroir en el que está ubicado Cepa 21 con esa orientación norte y con un ciclo más largo para que después con un proceso adecuado, nos dé esas notas tan particulares que han caracterizado la personalidad de los vinos de Cepa 21”.

El proyecto nació hace 21 años y es gracias al suelo y la ubicación que tienen en la Ribera del Duero que han podido lograr tener vinos tan elegantes en su catálogo.

“Cepa 21 tiene un terroir diferente, en el contexto de la Ribera eso ya es una condición sin igual para hacer vinos diferentes. Te la da el clima, el suelo y la variedad. Precisamente el hecho de que nosotros tengamos una orientación norte significa que el ciclo vegetativo es un poco más largo. Tenemos este tipo de suelos arcillosos, calizos y de guijarro que nos dan olor, que nos dan potencia, estructura. La caliza nos da finura, elegancia, mientras que el guijarro nos da madurez en la uva y dependiendo de dónde vengan esas uvas tienen unas connotaciones diferentes”.

Viñedos Cepa 21.

Los vinos de Cepa 21 han podido expandirse para llegar a países como México, Colombia y Puerto Rico. Al respecto, José Moro nos comparte el plan que sigue con su proyecto.

“Yo creo que empieza desde el primer día que tienes una botella de vino. Tienes que tener claro qué es lo que persigue tu marca, qué ideales tienes, dónde quieres estar. Y a partir de ahí, establecer una estrategia que llegue a todo el mundo. Como es el caso de Cepa 21, una bodega con carácter internacional que quiere estar presente en los mejores restaurantes y las mejores tiendas especializadas. Y, desde esa perspectiva, que cada vez haya más consumidores que entiendan y sepan valorar lo que es un vino de una variedad como lo es la tempranillo. Esa variedad que es la reina en España, donde mejor se desarrolla en todo el mundo” declaró Moro.

Sobre por qué eligió la varietal de uva tempranillo para producir sus vinos, nos compartió lo siguiente:

“Sin duda la tempranillo es una singularidad y es una uva muy noble y elegante que traduce los mismos adjetivos al vino. Es una gran variedad que, con un buen proceso de elaboración, produce vinos robustos potentes. Sobre todo, con dos adjetivos que para mí son los que mejor definen el vino de Cepa 21: amabilidad y frescura. Son amables, nos acaricia en la boca, nos besa en la boca, tienen esa ternura, pero a la vez está perfectamente definida una frescura propia de esa orientación norte donde están sus viñedos y un proceso debidamente adecuado.

Las etiquetas de la bodega

En Cepa 21 cuentan con cinco etiquetas, cada una muy distinta de la otra y con cualidades que año tras año han conseguido las mejores puntuaciones en varias guías internacionales y revistas especializadas en vinos, tanto españolas como norteamericanas.

“Manejamos 5 etiquetas, el Hito Rosado y en su versión joven tinto. El Rosado es un vino fresco, uno muy dócil y en la boca tiene acidez bastante marcada, muy apetecible que nos está gustando mucho. En el Hito Joven estamos buscando la auténtica personalidad de la variedad tempranillo en torno esa fruta y con un ligero toque de madera de 8 meses en barricas de tercer uso, las cuales dan un ligero sabor de madera muy fina y a la vez te ayuda a pulir el tanino de esas uvas más jóvenes.

Nosotros utilizamos los viñedos que están en las partes más bajas, en la medida en que vamos subiendo, vamos haciendo los vinos que llevan el mismo nombre de la bodega, Cepa 21. Al tener una mezcla de suelos cobrizos y arcillosos le van dando más estructura y más cuerpo. Tienen una crianza más importante de alrededor de 12 meses en barricas”.

“El siguiente vino es Malabrigo, el vino que representa mejor la filosofía de Cepa 21. Es de una zona muy fría compuesta de aires del norte y esa frialdad hace que la uva sea mucho más fresca. Es un vino más complejo, con mucha más tensión, tiene una crianza de 26 meses en barrica francesa de primer y segundo año que le da aromas más especiados, más balsámicos. En definitiva, un vino con muchísima clase”.

José Moro destacó una de sus etiquetas más importantes, debido a su sabor fuerte y concentrado.

“El último y más importante es Horcajo, que es la terminación de dos laderas que van a dar la parte más alta, al tálamo. Es de tierra caliza que es árida, pobre, pero que por ello da unas uvas espectaculares. En el mundo del vino, cuanto más pobres sean las tierras las cuales van a hacer las uvas, los vinos serán más concentrados, poderosos, contundentes y carnosos”.

Maridajes recomendados para los vinos de Cepa 21

Las cinco excelentes etiquetas resultan ser el compañero perfecto para una gran variedad de platillos, por lo que José Moro nos dio unos consejos para encontrar el maridaje ideal.

“Como norma general normalmente un Rosado iría con un plato más abierto como un ceviche o cualquier tipo de comida japonesa, le va muy bien. El Hito Joven, el tinto, es un vino con otro cuerpo y puede ir con otro tipo de comida como embutidos, jamón, queso o un buen chorizo. El Cepa 21 ya tiene otra personalidad y podemos maridarlo perfectamente con un pescado consistente, pero igual puede ir con una buena carne”.

Moro explicó que los vinos con más peso como Malabrigo van con platillos como un lechón asado, con unas chuletas o con un guiso perfectamente definido y el Horcajo puede ir con una carne roja que es más contundente para que se disuelva de manera más fácil al comer.

A pesar de que son vinos provenientes de España, José Moro ha descubierto que pueden maridar muy bien algunos platillos de la gastronomía mexicana. Especialmente aquellos que contengan picante, desde uno muy ligero hasta el más potente.

“Esos picantes que tienen en sus platos con diferentes intensidades van perfectamente en toda la gama de vinos de Cepa 21. De menos picante puede ser el Hito, para un picor medio el Cepa 21 y un picante más importante para Malabrigo y Horcajo. Es una lucha divertida de poder a poder, de sensaciones gustativas que nos produce esa comida con esos picantes y que el vino viene a poner orden en la boca, por eso es una sensación que me atrae mucho personalmente, y que juega un maridaje y un casamiento perfecto entre la comida mexicana y los vinos de Cepa 21 con la variedad de tempranillo”.

Pon a prueba estos consejos de maridaje con alguna de las etiquetas de Cepa 21, las cuales podrás conseguir en varias tiendas de autoservicio y bodegas especializadas en vinos y licores.

Continuar Leyendo

¿Cuándo empiezan las vacaciones de verano?

Disney París se transforma con nuevas atracciones de ensueño