Castillo de Bran, el verdadero hogar de Drácula para conocer en Halloween

Se dice que este lugar fue el que inspiró a Bram Stoker para escribir la historia de Drácula.

Si alguna vez te has preguntado si el castillo de Drácula realmente existió, la respuesta es sí y se trata del Castillo de Bran, ubicado en Transilvania, al centro de Rumanía, el lugar perfecto para visitar durante Halloween.

Este lugar es más bien una mansión que data de la época medieval, y gracias a su popularidad, se ha mantenido en muy buen estado para recibir a turistas de varias partes del mundo. Está localizado en lo alto de una montaña que cuenta con más de 200 metros de alto, y es una parada obligada en la Ruta de Drácula que recorre Transilvania.

La historia del Castillo de Bran

El Castillo de Bran es una mansión gótica de Rumanía y una de las atracciones turísticas más populares del país. Su construcción se hizo con la intención de proteger las fronteras de Transilvania entre 1377 y 1388 gracias a su vista privilegiadas.

Posteriormente fungió como oficina de aduanas antes de ser regalada a la reina María en 1920, quien renovó la construcción para convertirla en un palacio de verano y pasar la mayor parte de sus ratos libres. Le encantaba tanto que incluso pidió que su corazón se enterrara en él.

ue a partir de los 80s que atravesó otra remodelación y se convirtió en un destino turístico. A pesar de que la fama del Castillo de Bran se debe en parte por su asociación con el mito de Drácula, los propietarios han preferido mantener el tour guiado del castillo como un monumento cuya principal atracción son los objetos y arquitectura de épocas pasadas.

LEE MÁS: Salem, el destino perfecto para celebrar Halloween

Drácula y el Castillo de Bran

Hay varios mitos y rumores sobre la conexión entre el conde real, Vlad, y el Castillo de Bran. Algunas personas sostienen que Vlad estuvo preso en su interior durante varios años.

Otras versiones también dicen que Bram Stoker, el escritor de la novela, se inspiró en este sitio para escribir su obra. Stocker no conoció Transilvania, sin embargo, el irlandés realizó bastante investigación y echó a volar su imaginación para describir el lugar donde podría haber vivido el conde Drácula.

Castillo de Bran.

Gracias al estilo de las construcciones de la época, el Castillo de Bran pudo encajar con varias de las características citadas en su texto. Esto debido a sus habitaciones conectadas por pasajes subterráneos, muebles, armaduras, fachada y ubicación geográfica en lo alto del acantilado y en medio del campo.

El Castillo de Bran también ha sido una de las locaciones principales en varias películas de Drácula, tales como Gárgolas (2004), Drácula (2012) y La verdad sobre Drácula (2010).

Gracias a estos mitos, el castillo ganó bastante popularidad y el turismo de la región la ha sabido aprovechar para atraer a visitantes de todo el mundo. Sobre todo, en la época de Halloween, cuando pueden tomar varios recorridos guiados por la mansión.

¿Cuánto cuesta entrar al castillo de Drácula?

Si quieres viajar a Transilvania y conocer el Castillo de Bran, toma en cuenta que el precio cambia de acuerdo a la época del año. De julio a agosto los adultos pagan 55 RON (203 MXN aprox.), mientras que el resto del año pagan 60 RON (222 MXN aprox.).

También cuentan con descuentos para mayores de 65 años, estudiantes y niños de entre 7 y 18 años con los que la entrada rondará entre 15 y 45 RON (55 a 166 MXN aprox.).

Si quieres mejorar la experiencia y prefieres reservar un recorrido guiado, puedes hacerlo en internet por 31 euros (574 MXN). Además, si decides visitar el castillo justo en Halloween, podrías ser parte de una fiesta espeluznante por 349 euros (6,460 MXN).

Cualquier fanático de Drácula o amante del Halloween definitivamente tiene que visitar el Castillo de Bran y sentirse como si estuviera en alguna de sus películas de terror favoritas. Planea tu viaje a Transilvania y disfruta una aventura terrorífica este otoño.

Continuar Leyendo

Por esta razón no debes recoger tu teléfono si se cae entre los asientos del avión 

La Renaissance, el nuevo restaurante de Jacquemus en Saint-Tropez