¿Cómo escoger la copa de vino perfecta?

La forma de la copa es importante para resaltar las notas de este destilado.

El mundo del vino cuenta con varios elementos a considerar para lograr la mejor experiencia, desde la uva que se utiliza para la creación de la bebida, hasta la copa en la que se verte. Este recipiente es mucho más importante de lo que parece, por lo que te ayudaremos a saber cómo elegir la copa de vino perfecta para cada ocasión.

Un vino, servido en la copa perfecta, puede dar un sabor, aroma y experiencia mucho más rica al momento de consumo. Esto gracias a factores como el material, forma y tamaño de la misma, la cual es la vía con la que este destilado interactúa con el aire. A continuación, descubre algunas recomendaciones sobre las copas ideales.

La copa perfecta para el vino tinto

Los vinos tintos, gracias a la complejidad que los destaca y al cuerpo que poseen, se consumen de mejor manera en copas cuya abertura sea más grande, con un espacio mucho más abierto que otras.

De esta manera, la oxigenación que se dará cuando el vino esté servido en su interior resaltará los aromas y suavizará los taninos. La copa ideal para un vino tinto será entonces una Burdeos o una Borgoña, con las cuales se vivirá la mejor experiencia posible al momento de probar un tinto como Cabernet Sauvignon o Pinot Noir.

El vino blanco y su copa ideal

Los amantes del vino blanco los prefieren gracias a sus sabores frutales y sensación de frescura. Son perfectos para lidiar con ambientes calurosos y deliciosos para quienes gustan de notas herbales y afrutadas.

Para este tipo de vino, la copa que más se recomienda para brindar una grata experiencia es la tipo Sauvignon Blanc o la Chardonnay. Su bol, considerablemente más cerrado, permite que los aromas lleguen de forma más directa a la nariz y permitan que sintamos la delicadeza y elegancia de la bebida en cuestión.

El recipiente para vinos espumosos

La champaña y el Brut también necesitan de una copa de vino especial que dé espacio suficiente para la formación de burbujas. La opción obvia para esta categoría es la copa tipo flauta, con una silueta más estrecha y una base más alargada en comparación con otras.

Gracias a dichas características, el vino conservará su efervescencia y los aromas se concentrarán para permitir identificar todas sus notas. Sin duda una experiencia que no debe perderse al servirse en la copa de vino errónea.

LEE MÁS: Viñedos en Parras, Coahuila que tienes que conocer

Para servir vinos rosados

Al estar en medio del espectro entre los vinos tintos y rosados, la copa para servir este tipo de vino también será un punto medio. Se trata de una copa tipo “rosé”, especial para este tipo de vino que permite que, tanto los colores como el aroma y el sabor, sean mucho más potentes.

Servirla fría es un gran plus, ya que los rosados suelen también ser muy refrescantes gracias a sus notas afrutadas con matices de jamaica o hierbas.

Vino en… ¿vaso de whisky?

Aunque no es algo común, hay ciertos vinos que pueden servirse en vasos sin temor a ir en contra de lo mejor para su tipo. Este es el caso del vino 1000 Stories, el cual es un Zinfandel añejado en barricas de bourbon.

Vaso de vino 1000 Stories.

Para hacerlo aún más único y destacarlo entre la competencia, la marca lo sirve en vaso de whisky, desafiando las convencionalidades.

La copa adecuada de vino puede marcar toda la diferencia al momento de probar un buen vino. Es por ello que es necesario conocer el tipo de recipientes en el que serviremos el vino que tenemos a nuestra disposición.

El mundo del vino esconde secretos y trucos que cada vez más personas deben conocer para desestigmatizar la bebida.

Continuar Leyendo

Por esta razón no debes recoger tu teléfono si se cae entre los asientos del avión 

La Renaissance, el nuevo restaurante de Jacquemus en Saint-Tropez