Chicago, el mejor destino para disfrutar de tus deportes favoritos

Chicago se vive a través del deporte, la comida y sus rascacielos que la hacen una ciudad tan emocionante como las clavadas de Jordan.

Chicago se vive a través del deporte, desde los míticos Bulls de Chicago, hasta la leyenda del beis, los Cubs, y la maldición de Billy Goat.

¡Fiu! Comienza el juego

Cómo no pensar en Chicago y sus leyendas deportivas, aquellas que hacen a una ciudad ilusionarse por años hasta sentir que no se repetirá jamás, en la celebración y en el sufrimiento. Me explico.

La ciudad suda a través del deporte. Michael Jordan, el mejor basquetbolista de la historia, llevó a los Bulls de Chicago a la gloria de la NBA durante más de un lustro e hizo olvidar, al menos por un tiempo, la amarga condena beisbolera de “Billy Goat”: los Chicago Cubs que estuvieron 71 años con una maldición por echar a Sianis y su cabra (literalmente) del estadio, por “apestosa”.

Enfurecido, el dueño de la taberna Billy Goat echó la imprecación y dijo que no ganarían más… Hasta el 2016 en que vencieron en la Serie Mundial a los entonces Cleveland Indians, hoy Cleveland Guardians.

Sea como fuere, aquellas dos leyendas generaron suficiente cultura a su alrededor como para darle dos vueltas a la ciudad, que ya es interesante con esos altos edificios bordeando el río Chicago que atraviesa la ciudad a través de sus canales.

LEE MÁS: Hoteles holísticos para un reencuentro contigo mismo

First stop

Dicen que el béisbol es el “Rey de los deportes”, así que lo primero es ir al lugar de origen de la leyenda, Wrigley Field, estadio de los Chicago Cubs, 108 años pasaron entre su primer campeonato y el segundo, el que rompió la maldición.

Ahí, se puede hacer un tour del estadio, conocer las entrañas y admirarlo desde distintos ángulos, incluso a pie de campo. Y sentir esas incontables historias de decepción que estallaron cuando se consiguió el campeonato, es diferente.

Cuando sea posible, asistir a un juego de los Chicago Cubs, pues la vibra de la afición mezclada con las gradas de un estadio con tanta historia, es una experiencia única.

Foto: Cortesía.

Deporte everywhere

Después, en la famosa taberna Billy Goat, unas cervezas y una merienda, para ver cualquier partido de cualquier deporte, encontrarse con amigos y charlar.

Las hamburguesas son sencillas –sabrosas– y hay pickles para agregar al gusto. Estar ahí rodeado de todos los periódicos enmarcados con titulares repitiendo la maldición y personajes “ilustres” o “villanos”, permite vibrar con su pasión y estilo de vida.

Las discusiones giran en torno a jugadores, decisiones tácticas, y otras de vida. Hay buen ambiente. Arriba del bar cuelga una cabeza de cabra… nada agradable.

Afuera de la taberna Billy Goat, en el piso exterior hay mucho movimiento. La ciudad está corriendo siempre, pero no agitada, con ritmo, pujante, apasionante. La gente va y viene al trabajo o haciendo ejercicio, paseando al perro o caminando al lado del río.

LEE MÁS: 7 tips para organizar un viaje barato a Roma

Chicago en Movimiento

Desde el Muelle de la Marina y su noria, hasta el Skydeck Chicago, donde se puede admirar absolutamente toda la ciudad de lado a lado, de principio a fin. Más movimiento.

Y en el agua, hay paseos en bote que relatan esos secretos que contienen la historia popular de los locales y sus dramáticos edificios; o bien, remar de un lado al otro en canoa o kayak, solo o acompañado. Hay para todos los gustos.

Y entre tiempos, antes del último acto, como preámbulo de adrenalina y emoción en la cancha que habrá por la noche, una parada en Gibson’s Steakhouse, un premio al paladar como si nosotros conquistásemos la duela horas más tarde.

Finalmente, en la noche, llegó el momento de ver a los Bulls de Chicago en la legendaria duela donde la quinteta de Jordan, Pipen, Rodman y compañía hicieron vibrar al mundo entero al son de sus tenis.

Hoy, son otros jugadores los que portan la casaca del conjunto de la “ciudad de los vientos”, pero la leyenda está presente en todos los rincones, desde la entrada con una estatua de una de sus jugadas icónicas, hasta en imágenes dispersas a lo largo y ancho del United Center.

Foto: Cortesía.

La experiencia no está completa sin una probadita de la famosa y tradicional deep dish pizza de Chicago, eso sí, en tamaño personal.

Sí, la foto en el frijol metálico de Chicago es un cliché divertido, un pasatiempo entre comidas, un pretexto para salir a dar la vuelta y hacer espacio para la siguiente aventura gastronómica, cultural, o deportiva que la ciudad tiene para ofrecer de a montones.

Chicago se respira desde abajo, se siente en las alturas y saborea entre tiempos. Chicago está en movimiento.

Eat

  • Billy Goat Tavern – Taberna de hamburguesas y hotdogs, inspirada en la maldición de Billy Goat.
  • Tzuco – Restaurante de comida mexicana del chef Carlos Gaytán, ganador de estrellas Michelin, un imperdible de la escena gastronómica de Chicago.
  • Gibson’s Steakhouse – Restaurante de comida internacional especializado en cortes de carne.

Play

  • United Center – Estadio de los Bulls de Chicago de la NBA y los Chicago Blackhawks de la NHL. Además, se llevan a cabo conciertos y eventos con diferentes artistas.
  • Wrigley Field – Estadio de los Chicago Cubs de la MLB.

Foto: Cortesía.

Love

  • City Pass – Ahorra en tus pases a cinco atracciones de la ciudad a escoger entre Shedd Aquarium, Skydeck Chicago, Field Museum, Art Institute of Chicago, Museum of Science and Industry, 360 Chicago Observation Deck, Shoreline Sightseeing Architecture River Tour.
Continuar Leyendo

Bark Air, así es la primera aerolínea diseñada exclusivamente para mascotas 

Barrera de coral de Andros, el tesoro submarino en Bahamas que debes conocer

News
Publicidad