6 tours extremos en Latinoamérica solo para aventureros

Estos tours extremos son perfectos para todos aquellos amantes de la adrenalina y de la naturaleza. ¡Solo para valientes!

El turismo es una actividad que se transforma en función de las necesidades generacionales y de estilo de vida del viajero, y una de las más destacadas en el público joven es el turismo de aventura también conocidos como tours extremos. La sensación de adrenalina y las ganas de capturar estos momentos, ha hecho que la solicitud de los tours extremos se incrementen en las agencias de viajes. 

Con el fin de dar visibilidad de las diversas opciones de turismo de aventura; Civitatis nos comparte una lista de los 6 mejores tours extremos para realizar en Latinoamérica.

LEE MÁS: 6 tips para viajar con tu mascota

¿Cuáles son los mejores tours extremos en Latinoamérica?

Vuelo en paramotor sobre Lima

Los paisajes de la capital peruana podrán ser apreciados desde las alturas junto a la puesta del sol. Este tour extremo, inicia con un encuentro en la Costa Verde en el distrito de San Miguel, donde el instructor brindará una serie de recomendaciones e instrucciones antes de iniciar el despegue. 

Te colocarán los implementos de seguridad para subirte al paramotor biplaza Cóndor Xtreme, que durante quince minutos te permitirá volar sobre la bahía limeña y conocer desde las alturas los distritos de San Miguel, Magdalena, San Isidro y Miraflores, para enamorarse de los paisajes. 

Foto: Cortesía.

Parasailing sobre playas mexicanas

Es uno de los tours extremos más famosos también conocido como Parachute, permite que los visitantes disfruten de un viaje en las alturas observando las playas mexicanas. Los turistas usan un paracaídas que es impulsado por una lancha a velocidad, y de esta manera gozar de los paisajes mientras sienten la brisa cálida y tropical del océano. 

Esta experiencia se puede realizar en Los Cabos para sobrevolar en el mar de Cortés y contemplar la costa de Baja California o en su defecto, se puede optar por las bellas aguas turquesa de Cancún en la laguna Nichupté o en Isla Mujeres. 

Foto: Cortesía.

Puenting en Colombia 

Este salto al vacío se lleva a cabo en el parque principal de Suesca, en el puente Sesquilé-Suesca, municipio del departamento de Cundinamarca en Colombia. 

Los viajeros podrán disfrutar las magníficas vistas que ofrece el puente, y recibirán una charla sobre las principales medidas de seguridad y la mejor técnica de salto, para posteriormente brincar desde 40 metros de altura y balancearse de un lado a otro sobre los paisajes de Suesca.

Foto: Cortesía.

Skybike en Cusco

Cusco no solo es un departamento peruano lleno de historia, también es un buen destino para los amantes de la adrenalina. Una de las actividades de aventura que puede hacerse en este lugar es la de ciclismo en los aires. El distrito de Cachimayo es perfecto para pedalear en el aire y descender 30 metros suspendidos con cuerdas. 

El circuito inicia escalando por peldaños metálicos hasta estar a 45 metros de altura para subir a una skybike, una bicicleta sujeta a un cable suspendiendo que deberán manejar para trasladarse de un extremo a otro. Posteriormente, realizarán rápel por las rocas de Cachimayo para finalizar con un ejercicio relajante de músculos.  

Foto: Cortesía.

Rafting por México

Este deporte consiste en deslizarse contracorriente en los ríos sobre balsas o kayaks, para vivir una experiencia llena de adrenalina, contacto con la naturaleza y emociones fuertes. La temporada de lluvias es perfecta para disfrutar de esta actividad y se puede realizar en cualquier río. 

Entre los tours extremos que más destacan está el Río Pescados en Veracruz, gracias a sus aguas blandas con nivel de dificultad III y IV, los turistas disfrutarán atravesando cascadas y rápidos como el de la Bruja Blanca o La Cueva.

Otro escenario, para practicar rafting es el Río Lacanjá, ubicado en Chiapas, en donde los visitantes remarán entre la espesa vegetación de la Reserva de la Biosfera Montes Azules.

Foto: Cortesía.

Escalada, espeleología y descenso a rápel en Colombia 

Esta experiencia inicia en el patrimonio histórico de Colombia, Villa de Leyva. Los excursionistas llegan al Hoyo de la Romera, una cavidad de 40 metros de profundidad por la que tendrán que descender haciendo rápel para posteriormente emprender una ruta de espeleología que dura alrededor de 40 minutos, observando curiosas formaciones de estalactitas y estalagmitas, y conociendo la leyenda del Hoyo de las Infieles y las tribus indígenas. 

Al finalizar el recorrido, deberás ascender por una pared rocosa para llegar a tierra firme, se pondrán las cuerdas y durante 25 minutos escalarán por el abrupto paraje. Fuerza, concentración y equilibrio son los ingredientes necesarios para superar esta actividad, que dura aproximadamente seis horas. 

Foto: Cortesía.

Continuar Leyendo

La Playita, un beach club de lujo a pocas horas de la CDMX perfecto para las vacaciones

Bark Air, así es la primera aerolínea diseñada exclusivamente para mascotas