Errores que cometí en mi primer viaje a Europa 

Conocer el “Viejo Continente” es el sueño de todos los viajeros, pero a veces no se está preparado para los imprevistos que se presentan en el camino.

Como periodista de viajes he ido tomando consejos bastante útiles de los colegas para hacer más fácil la vida al andar de aeropuerto en aeropuerto; “no te comas todo en los restaurantes porque puedes enfermarte”, “siempre lleva medicinas básicas para cualquier imprevisto”, “lleva una almohada para los vuelos largos”, etc. Tips que parecen obvios, pero que en ocasiones por más experimentado que seas, se te pueden olvidar, más en tu primer viaje a Europa.

Por eso después de incontables experiencias dentro y fuera de México, decidí cumplir un sueño que es muy común: conocer Europa. Elegí el verano de 2022 para recorrer Francia, Portugal y España. En total fueron seis ciudades en 16 días y mi poca experiencia en viajes de este tipo, me hizo aprender de errores que me costaron caro, muy caro y que me hubiera gustado saber antes de viajar al otro lado del mundo. 

Llevar una maleta de 20 kg en un viaje a Europa

Primer viaje a Europa errores.

Me resultaba imposible pensar en meter ropa para más de 15 días y que me sirviera para climas cambiantes que iban de mucho frío a calor de 40 grados en una mochila, por lo que elegí una maleta con capacidad para 25 kg y la llené con todo lo “básico”.

Si tu plan es hacer un Euro Tour de varios países, lo ideal es llevar una mochila práctica, un par de tenis (MUY CÓMODOS Y BÁSICOS), tus jeans y tu chamarra favorita puesta durante el vuelo y así  acomodar solo lo necesario en tu equipaje de mano y un carry on, ya que cargar una maleta de ruedas en las escaleras del metro de París, cuando se te hace tarde para tomar un tren, en las calles empinadas y empedradas de ciudades como Oporto o estorbar a todos en el transporte público cuando es “hora pico”, resulta muy incómodo. 

También es importante señalar, que tanto en trenes y autobuses, no hay seguridad en el área en donde va el equipaje, por lo que durante las paradas que se hacen hasta llegar al destino, sube y baja gente, así que debes estar muy al pendiente de tu maleta que no puede ir arriba contigo. 

A eso hay que sumarle que en ocasiones el check-out del hotel o alojamiento es en la mañana y tu vuelo a otra ciudad es hasta en la noche, por lo que deberás pagar más dinero para rentar un locker en el que quepa un equipaje de esas dimensiones y así recorrer con libertad el destino en turno. El costo de la renta sube dependiendo de las medidas de la maleta. 

Comprar botellas de agua

Llevar un termo para rellenar con agua es básico. En la mayoría de las ciudades de Europa hay estaciones con agua potable para beber de manera gratuita. 

Aunque parezca que comprar botellas de agua no te costará caro, la realidad es que un envase promedio cuesta arriba de 5 a 6 euros. No es nada agradable darte cuenta que gastaste más de $100 pesos en una botella de menos de un litro que compraste en un puesto de la calle. 

Elegir vuelos a Europa por la mañana

Los vuelos en la mañana parecen la mejor opción cuando te mueves de ciudad o país, ya que son un poco más baratos y llegas a buena hora a tu siguiente destino para aprovechar el día. Aunque parezca benéfico, esto también es un error que puede costarte más. 

Considera que para vuelos internacionales debes estar al menos dos horas antes de la salida estimada, por lo que si compraste un ticket de avión que sale a las 6 o 7 am, tendrás que estar a las 5 am en el aeropuerto. El problema se presenta, ya que en ciudades como París o Madrid, los buses o el metro abren hasta las 5:30 o 6 am, así que tendrás que tomar un taxi o pedir un Uber que en promedio cobra arriba de $50 euros por un trayecto de 20 minutos, al final terminas pagando más de $1000 pesos extra. 

No investigar las rutas de transporte público en Europa

primer viaje a Europa errores

En un viaje low-cost o de presupuesto medio, el transporte público es un gran aliado. Por eso es importante investigar al 100% las rutas que vas a tomar y evitar multas. 

Al llegar a atracciones turísticas como Versalles en Francia, causa sorpresa encontrarte con una larga fila de turistas formados para pagar una multa y poder salir de la estación de trenes a recorrer la ciudad. 

Esto se debe a que la ruta del metro de París que conecta con ese tren, no tiene maquinas para recargar tu tarjeta del metro o comprar tickets que por ser un trayecto a otra ciudad y más largo son diferentes y más caros. 

Al llegar al andén donde sale el transporte, no hay ningún señalamiento y puedes pasarte aparentemente “gratis” como si de un transbordo se tratara, pero cuando llegas al destino final, no te dejan salir de los torniquetes y no solo te cobran el costo del pasaje que es de 4 euros, sino que debes pagar una multa de más de 30 euros por esta confusión. 

Lo mismo sucede en otros trayectos como el de Lisboa a Sintra en Portugal. Así que revisa muy bien. 

Recorrer el mundo es toda una aventura, pero mientras más informado estés, más disfrutarás el viaje .

Continuar Leyendo

Bark Air, así es la primera aerolínea diseñada exclusivamente para mascotas 

Barrera de coral de Andros, el tesoro submarino en Bahamas que debes conocer