Michel Domit: zapatos artesanales mexicanos de alta calidad

Visitamos la fábrica ubicada en Guanajuato, en donde se elaboran artesanalmente los modelos de esta firma mexicana.

Michel Domit es una de las marcas de zapatos más exclusivas y cómodas de México, cuya sede se encuentra en “la capital del zapato”, es decir, en la ciudad de León, Guanajuato, uno de los destinos obligados para los amantes de la moda.

Tuvimos la oportunidad de conocer una de las fábricas donde se producen de manera artesanal los modelos de la marca, así como de visitar la tienda ubicada en el outlet de calzado MULZA y fue así que descubrimos un poco más sobre lo que hace a Michel Domit tan especial.

El proceso artesanal detrás de Michel Domit

La fábrica de Michel Domit produce principalmente zapato de mujer en varios modelos que van desde zapatillas hasta tenis. La primera etapa de fabricación se hace en una pequeña oficina, donde Alejandro Roa, modelista y diseñador del calzado, se encarga de “vestir la horma”.

Este es un proceso de diseño a mano donde, apoyado de una especie de masking tape y un cutter, se modela el patronaje para posteriormente pasarlo a papel y escanear la imagen con ayuda de la computadora.

Horma vestida y zapatilla, primer paso en la elaboración de zapatos Michel Domit.

Una vez que se tiene el modelo digitalizado, el programa se encarga de dimensionar las partes de acuerdo a las tallas y un plotter imprime cada pieza necesaria. Este proceso se realiza sin importar que se trate de unas botas, tenis, sandalias o zapatillas.

En el piso de la fábrica encontramos a varias personas en su estación correspondiente encargándose de su labor. Cabe mencionar que cada paso del proceso de producción cuenta con al menos una persona trabajando en el calzado de forma artesanal.

Uno de los primeros pasos consiste en el corte de piel de todas las piezas que necesitará el zapato. Aquí también se revisa la calidad de la misma para garantizar que no contenga desperfectos como estrías o marcas.

Corte de piel para la zapatilla Michel Domit.

Posteriormente se rebaja el espesor de la piel para hacerla más cómoda y ligera, se voltean algunas piezas para que tanto el forro como las costuras queden al interior del calzado y se coloca una delgada cinta de nylon para evitar que se reviente la horma con el movimiento del pie dentro del zapato.

LEE MÁS: Loewe es nombrada como la firma de moda más popular

Dándole forma al calzado

Mientras estábamos recorriendo la fábrica de Michel Domit, las personas que trabajan ahí se encontraban realizando un lote de zapatillas, por lo que el proceso incluyó unas etapas especiales para dicho modelo.

Una de ellas fue la de hacer la punta del calzado y moldear bien la piel para evitar que se desprendiera. Después se montan los talones y se termina de dar forma a la piel que recubre el exterior del modelo.

Punta colocada a la zapatilla Michel Domit.

El siguiente paso consiste en colocar suficiente pegamento para pegar la plataforma, se hornea durante unos segundos para asegurar que no se desprenda y la pieza continúa su recorrido por las estaciones de la fábrica.

En el caso de las zapatillas, el encargado de esta siguiente estación se apoya de una máquina para insertar un clavo que permita colocar el tacón y asegurar su estabilidad. Después, nos encontramos ante las últimas personas que se encargan de terminar cada producto.

Primero, las piezas son lijadas de la parte inferior para remover excesos de piel y para que sea más sencillo colocar la suela, ya sea cosida o con pegamento. Una vez que se tiene la pieza terminada, pasa por una encargada de revisarla y corregir cualquier imperfección, ya sea pintar alguna parte que se haya manchado en el proceso, remover exceso de pegamento o algún otro factor similar.

Finalmente, la encargada de empaquetar el producto da el último visto bueno a cada par de zapatos y los coloca en bolsas, se envuelven en papel y son colocados en una de las reconocidas cajas negras con el logotipo de Michel Domit en la parte superior.

Michel Domit: calidad artesanal 100% mexicana

Durante el recorrido estuvo presente Eduardo Reyes, director comercial de Michel Domit, y Lluvia Amezcua, diseñadora Senior de colecciones para la marca.

“Para hacer un zapato se requieren más de 260 procesos. Aquí manejamos modelos como ballerinas, zapatillas, sandalias, botas, botines, Oxford, mocasín y plataformas”

comentó Lluvia Amezcua.

Eduardo comentó que en la fábrica trabajan 55 personas, quienes se encargan de elaborar artesanalmente cada par de Michel Domit que sale de este punto de producción. Posteriormente llegan a inspeccionarlos y liberan la mercancía para que puedan transportarla a las tiendas.

Cabe mencionar que semanalmente se producen entre 1,200 y 1,500 pares de zapatos tan solo en esta fábrica, pues cuentan con al menos otras cinco que se encargan de distintos tipos de calzado.

Continuar Leyendo

Bark Air, así es la primera aerolínea diseñada exclusivamente para mascotas 

Barrera de coral de Andros, el tesoro submarino en Bahamas que debes conocer