Una ruta por Costalegre en Jalisco

Estas son algunas paradas en Costalegre que harán te enamores del paradisíaco litoral.

En las orillas de Jalisco que colindan con el Océano Pacífico , existe un enclave paradisíaco que pocos conocen. Sus encantadores poblados y puertos son una de las promesas turísticas más bellas del país. En sus más de cuarenta playas y bahías se encuentran resorts, que guardan paisajes sin igual, dónde el azul enmarca las frondosas selvas tropicales de la reserva. 

Entre el Puerto de Manzanillo en Colima y Puerto Vallarta, Costalegre abraza 160 km de vegetación que se reparte entre los municipios de Cihuatlán, La Huerta, Tomatlán y Cabo Corrientes, dónde la sostenibilidad y conservación de la tierra es tan primordial como brindar hospitalidad y experiencias de lujo.

Costalegre te adentra en la serenidad de sus aguas, en el reposo de sus montañas y la frescura de sus brisas, mientras te consiente con sus deslumbrantes hoteles, clubes de playa y opciones gastronómicas.

La magia de Barra de Navidad

En la costa de la Bahía de Navidad se instalan relajantes y casi deshabitadas playas que te invitan a relajar tu mente y cuerpo en la suavidad de la arena, dónde puedes disfrutar de una caminata, o acostarte a leer. El bienestar, la conservación del medio ambiente, así como la inclusión, son algunas de las insignias de este oasis, pues en la bahía de Cuastecomates se encuentra la primera playa incluyente del Pacífico, adaptada en su totalidad para recibir a turistas con discapacidad.

Cada rincón de Barra de Navidad irradia la serenidad que define la esencia de Costalegre, por eso, es uno de sus destinos imperdibles.  

Foto: Cortesía.

Descanso de lujo en Four Seasons 

Dentro de la selva del  municipio de la Huerta, se esconde el cálido resort Four Seasons Tamarindo, dónde el lujo del descanso se hace presente.

Imagina abiertas y deslumbrantes vistas del océano en cada pasillo, suites de ensueño, y tres restaurantes que enamoran tu paladar con propuestas gastronómicas que van desde mariscos frescos, crujientes antojitos mexicanos y dulces platillos de la mejor chef del mundo, Elena Reygadas.

Este hospedaje de lujo te invita a vivir un estilo de vida dónde la naturaleza y el descanso van de la mano. 

Foto: Cortesía.

LEE MÁS: Four Seasons Tamarindo, una estadía única entre la naturaleza

Cocodrilario de La Manzanilla

Si tu espíritu aventurero sale a la luz durante tus vacaciones, el pueblo de La Manzanilla tiene el plan perfecto para ti. Escápate a pasar la tarde en un manglar de 190 hectáreas que es hogar de más de 400 cocodrilos. Tienes la opción de visitar a estos imponentes reptiles en un recorrido en lancha o, por un puente de madera en el que te adentrarás en una caminata por la vegetación del lugar, teniendo de cerca a más de un cocodrilo.

Para finalizar la experiencia  puedes visitar el museo, dónde conocerás la historia del lugar, la variedad de vida que alberga.

Una joya turística en Careyes

En 1968 cuando el empresario italiano Gian Franco Brigone fundó la costa de Careyes, tenía bien claro cuál iba a ser la filosofía del lugar: un extravagante paraíso que promete la calma interior de quienes la visitan.

El lujo de la hospitalidad toma un nuevo significado dentro de Careyes Condos & Residences, en donde sus mansiones, villas privadas, casitas y bungalows son espacios que rinden homenaje a la estructura natural de las montañas.

Visualmente, el lugar tiene una estética mediterránea, en dónde sus muros se pintan con una vibrante paleta de colores que, con la puesta de sol, forman deslumbrantes paisajes. Careyes es una de las maravillas naturales más sorprendentes de Costalegre, en dónde se ha construido un legado de sostenibilidad, lujo y comodidad. 

Foto: Cortesía.

Las Alamandas, un paraíso mexicano muy rosa

Ubicado entre Puerto Vallarta y Manzanillo, Las Alamandas te espera con una reserva natural de 800 hectáreas en las que se distribuyen sus 18 villas de descanso. La privacidad  de la finca no se queda solo en el número de suites, también cuenta con cuatro playas vírgenes de arena blanca solo para el goce de sus visitantes.

Sus pintorescas fachadas, nos transportan a un paraíso tropical en dónde el rosa mexicano pinta cada momento de la experiencia. El estilo del lugar, proveniente de la visión de la fundadora Isabel Goldsmith-Patiño, ha conquistado a celebridades como Brad Pitt, Jennifer Aniston, así como a la directora de cine Sofia Coppola. 

Foto: Cortesía.

LEE MÁS: 5 destinos para olvidar el estrés

Akali Beach, Cabo Corrientes

Akali Beach está situado en Cabo Corrientes, por lo que para llegar, te espera un recorrido en lancha por las aguas del pacífico mexicano. Una vez ahí, un maracame, quien se encarga de que pases la mejor de las estadías te recibe con un refrescante cantarito para que empieces la experiencia.

La mezcla entre naturaleza y el lujo de vacacionar se hacen presente en las actividades y cimientos que componen al lugar. Podrás degustar de una copa de vino dentro de su cava, la cual como el resto del lugar, se origina de los cimientos originales de la naturaleza.

Cuando el sol está en su mejor punto, una alberca infinita de 30 metros frente al océano te invita a recostarte en uno de sus camastros y relajarte con el sonido de las calmadas olas del mar. Básicamente, todo lo que deseas de unas vacaciones en la playa. 

Costalegre es un espacio  que le abre las puertas a los viajeros para celebrar la comodidad y el lujo, en armonía con aquello que nos brinda la naturaleza. Cada experiencia es única a su manera, ¿con cúal te quedas para tu próxima visita a las costas de Jalisco?

Continuar Leyendo

Coachella: ¿Ya estoy muy viejo para este festival?

Falling Piano Brewing celebra su sexto aniversario con una fiesta para amantes de la cerveza