Errores que cometí en mi primer viaje a París

La capital francesa es un destino soñado, pero como en cualquier otro lugar hay que investigar para disfrutar el viaje.

París es un destino de ensueño que casi todos los viajeros tienen en su lista y es que con sus barrios bohemios como Montmartre, sus museos con obras de arte icónicas, sus boutiques de lujo para amantes de la moda, así como el encanto de sus calles que te invitan a caminar por horas.

La capital francesa es un must y ahora que está en tendencia por ser la sede de los Juegos Olímpicos 2024, me gustaría compartir los errores que cometí en mi primera visita a este destino, cosas que hice o no hice que me hubieran ayudado a tener una mejor experiencia.

No llevar el outfit adecuado

París es una ciudad que tiene tesoros escondidos entre sus calles: desde mercados vintage hasta cafeterías antiguas con cocina deliciosa, por eso la mejor opción para conocerla es caminando por horas y a todos lados. Esto implica elegir la ropa y zapatos adecuados para descubrir una de las capitales de la moda de manera cómoda.

Llevar una maleta repleta de outfits que se ven increíbles en las fotos, pero no son funcionales para poder moverse con libertad es un error que yo cometí y que noté, muchos turistas también.

Durante mi viaje vi a muchos turistas llevando looks imposibles y solo para las fotos: tacones altísimos nada prácticos para caminar, ropa poco funcional para temperaturas de invierno, etc. Lo ideal es seguir la tendencia effortless chic característica de los franceses: esta consiste en looks minimalistas con prendas básicas como abrigos oversized negros, pantalones baggy, camisetas rayadas y un bolso neutro que combine con todo. A esto hay que agregarle calzado cool como tenis pero muy cómodos y así poder caminar largas distancias.

No reservar boletos para los museos en internet

Si quieres visitar museos como el Louvre, lo ideal es que entres al sitio web oficial de este recinto y compres tu boleto en internet para el día y la hora que mejor te parezca. Si te esperas a comprarlos en taquilla te encontrarás con filas enormes que te llevarán al menos una hora en poder tener las entradas y eso quitará tiempo a tu itinerario.

Ser demasiado confiada

A pesar de que París es una ciudad muy segura y existe una calidad de vida. La realidad es que como en casi todas las grandes ciudades del mundo, hay riesgos en algunos lugares. El metro es uno de ellos. Lo ideal es cuidarte de los carteristas.

Si viajas sola, también es importante informarse de las zonas que se van a visitar, ya que a pesar de ser lugares hermosos y turísticos, en general las calles durante las noches y entre semana están casi vacías, además de MUY obscuras, por lo que es mejor ir precavido, ya que como en casi todos los países del mundo, también existe el acoso callejero.

No informarme sobre el horario de comida

Los parisinos suelen comer de 12 del mediodía a 1:30 pm y cenar de 8 a 10:30 pm por lo que es importante que consideres esto, ya que muchos restaurantes cierran después de la hora de comer y abren de nuevo hasta en la noche, así que puedes encontrarte con la sorpresa de que no hay opciones abiertas si te da hambre en esas horas.

No entrar a lugares o tiendas por creer que es MUY caro

A los amantes de la moda y la belleza que no conocen París, les agradará saber que las farmacias de este destino son un paraíso, ya que se encuentran marcas francesa icónicas como Nuxe, Klorane, La Roche Posay y Avene a precios realmente accesibles e incluso con el 50% de descuento en comparación con los precios que se manejan en México.

Incluso en el aeropuerto se pueden encontrar perfumes Dior, Chanel o Givenchy que son firmas locales a precios convenientes.

No investigar las rutas de trasporte público

En un viaje de presupuesto medio, el transporte público es un gran aliado. Por eso es importante investigar al 100% las rutas que vas a tomar y evitar multas. 

Al llegar a atracciones turísticas como Versalles, causa sorpresa encontrarte con una larga fila de turistas formados para pagar una multa y poder salir de la estación de trenes a recorrer la ciudad. 

Esto se debe a que la ruta del metro de París que conecta con ese tren, no tiene maquinas para recargar tu tarjeta del metro o comprar tickets que por ser un trayecto a otra ciudad y más largo son diferentes y más caros. 

Al llegar al andén donde sale el transporte, no hay ningún señalamiento y puedes pasarte aparentemente “gratis” como si de un transbordo se tratara, pero cuando llegas al destino final, no te dejan salir de los torniquetes y no solo te cobran el costo del pasaje que es de 4 euros, sino que debes pagar una multa de más de 30 euros por esta confusión. 

Continuar Leyendo

Lancôme llega a CDMX con una pop-up y una cafetería por tiempo limitado

4 hoteles boutique para un verano lleno de lujo en México