Riviera Turca, el destino de ensueño para disfrutar de un road trip de verano

Entre el mar Egeo y el Mediterráneo se encuentra este destino con ruinas históricas y paisajes paradisíacos para disfrutar durante el verano.

El verano se acerca y uno de los destinos más impresionantes para visitar durante esta época sin duda es la Riviera Turca; sus playas con aguas turquesas, formaciones rocosas espectaculares, así como resorts de aguas termales en medio de ruinas históricas son solo algunos de los sitios que se pueden recorrer. ​ 

Al ser un lugar situado entre el mar Egeo y el Mediterráneo, las vistas son panorámicas, por lo que lo ideal es planear un road-trip para poder recorrer todos los sitios imperdibles que tiene para ofrecer. ​ 

Esmirna, aguas cristalinas e historia  

Al llegar a esta región se puede visitar Çeşme, un sitio que cuenta con múltiples playas para refrescarse, así como para practicar deportes acuáticos como windsurf, kitesurf, buceo, ciclismo y senderismo. ​ 

Después de explorar las aguas cristalinas de este lugar, la recomendación es trasladarse a Alaçatı, una ciudad pintoresca famosa por su arquitectura, viñedos y molinos de viento con más de 150 años de historia. Cafés al aire libre, bares y restaurantes forman parte de la oferta de sus calles que invitan a un paseo romántico en verano. Además, se pueden visitar las antiguas ruinas de Éfeso, entre las que está el Templo de Adriano y que la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad. ​ 

El viaje puede continuar en Bodrum, una fortaleza medieval que se construyó con piedras del Mausoleo de Halicarnaso, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Aquí se pueden visitar varios templos históricos, así como alquilar paseos en yates de lujo. ​ 

Pamukkale, una fantasía acuática  

A solo dos horas y media en auto desde Esmira, se encuentra este destino que atrae a viajeros para disfrutar de sus aguas termales que son el resultado de la acumulación sobre el talud de la montaña de restos de bicarbonato y calcio. Este lugar también es conocido como la piscina de Cleopatra, ya que la faraona de Egipto llegó a bañarse en este lugar debido a que se pensaba, el agua tenía propiedades curativas. Ahora está abierto al público que quiere admirar una de las maravillas de la naturaleza mientras disfruta de las fuentes termales que se encuentran a 36 grados. ​ 

Cabe destacar que los romanos construyeron en el siglo II a.c. grandes baños con pórticos de mármol, pero debido a un terremoto fueron derribados y ahora puedes bañarte en las aguas y sumergirte para admirar estas ruinas históricas. ​ 

Además, Pamukkale es conocida como la antigua ciudad de Hierápolis, por lo que puedes explorar vestigios históricos como su teatro, el caso antiguo o un museo arqueológico. 

Kaş, entre ruinas y playas 

Uno de los pueblos más hermosos de este destino, el cual vale la pena recorrer por sus calles empedradas, restaurantes de gastronomía local, así como bares románticos forman parte de la oferta de este sitio. ​ 

Un lugar que no puede faltar en este itinerario es la isla de Kekova en donde se encuentran restos de una ciudad antigua que quedó sepultada bajo el agua debido a un terremoto. ​ 

Además, se puede ir hasta las playas de Limanağzı, en donde se encuentran cinco clubs de playa: Modo Beach, Nuri Beach, Bilal Beach, La Moda beach y Delos Beach. 

Antalya, un final idílico 

Esta ciudad es ideal para finalizar el recorrido. Sin duda un imperdible es la playa Konyaaltı, famosa por sus aguas con un color azul imponente debido a que se ubica en el Mediterráneo, en donde además de relajarse o nadar, se pueden practicar deportes acuáticos, todo esto con vista panorámica a las montañas de Beydağları. ​ 

También se puede visitar la Cascada Düden, un sitio majestuoso para los amantes de la naturaleza que gustan de admirar la belleza del agua fusionándose con el esplendor del mar. ​ 

Además de playas para refrescarse, Antalya cuenta con sitios históricos como las ruinas de Perge, una antigua ciudad romana ideal para explorar los vestigios de las civilizaciones que aquí se desarrollaron. ​ 

Otro lugar que debe incluirse en el itinerario es la Puerta de Adriano, considerada la más hermosa de la región. Una construcción histórica que fue erigida en honor al emperador romano Adriano. A pesar de que tiene siglos de existencia, permanece casi intacta, ya que antiguamente, las murallas de la ciudad rodeaban por fuera a la puerta, lo cual hizo que no sufriera daños irreparables. 

¿Cómo llegar de México a la Riviera Turca?  

Turkish Airlines ofrece los únicos vuelos directos que conectan ambos países con dos rutas diarias desde Ciudad de México-Cancún-Estambul. El vuelo de aproximadamente 15 horas es una de las mejores experiencias de viaje con la aerolínea de bandera de Turquía, que ofrece todas las comodidades para un viaje largo y confortable, incluyendo comidas gourmet a bordo, servicio exclusivo y un programa pet-friendly. 

Ya en esta ciudad, se pueden contratar servicios de renta de auto para iniciar la aventura o bien tomar la ruta de avión de Turkish Airlines Estambul-Esmirna y de ahí rentar un transporte e iniciar el viaje por la también llamada “Costa Turquesa”

Continuar Leyendo

Lancôme llega a CDMX con una pop-up y una cafetería por tiempo limitado

4 hoteles boutique para un verano lleno de lujo en México