Pueblos en Québec que te encantarán por su belleza

Te compartimos cinco pueblos en Quebec que te cautivarán y que están a tan solo unas horas de distancia de Montréal.

Los pueblos en Québec tienen un encanto singular y muchísimas actividades que ofrecer para todos los gustos, desde de una cabaña súper acogedora, hasta disfrutar de sus lagos tranquilos con impresionantes vistas. Pero, ¿cuáles son los pueblos más bonitas de Québec? ¡Sigue leyendo y descúbrelo!

LEE MÁS: Hotel Capellán de Getsemaní, el mejor de Cartagena

Montebello en Outaouais

Es uno de los pueblos más bonitos de Québec y está a 1 hora y 35 minutos, de Montréal. En mayo de 1855, Louis-Joseph Papineau nombró a su propiedad “MonteBello”, y en 1878 se fundó oficialmente la ciudad. El espíritu de la familia Papineau todavía se puede sentir en la mansión y en el pueblo, donde la historia se ha conservado. Al visitar Montebello durante los próximos meses nevados, aprovecha al máximo el invierno y disfruta de actividades y aventuras al aire libre. También podrásdar de un paseo por la calle principal donde las pequeñas boutiques y los restaurantes y la arquitectura del pueblo te enamorará.

¿Dónde hospedarte? En Fairmont Le Château Montebello, sentirás que has aterrizado en un cuento de hadas al tener una estancia en un precioso castillo de troncos.

Actividad imperdible: Parque Omega deleitará a los amantes de los animales donde conocerás más de 400 especies asentados en más de 2,200 acres de naturaleza.

Foto: Cortesía.

Lévis en Chaudière-Appalaches

Si te fascina recorrer paisajes y asombrarte con su belleza, Lévis es perfecto para ti, ya que además de ser un pueblo en Québec de historia, cultura y patrimonio, cuenta con una infinidad de opciones culinarias que te abrirán el apetito, desde una deliciosa y auténtica barbacoa americana hasta un helado de arándanos que te brindarán la energía necesaria para esta aventura. 

¿Dónde hospedarse?: Hôtel & Suites Normandin Lévis, perfecto para toda la familia.

Actividad imperdible: Parcours des Anses, el cual podrás recorrer, caminar, patinar e inclusive montar en bicicleta y podrás admirar una vista panorámica de las joyas de la provincia de Québec, desde el Castillo de Frontenac, la isla de Orleans y las cataratas de Montmorency. 

Foto: Cortesía.

Mont-Mégantic en Eastern Townships

Mont-Mégantic es uno de los mejores lugares de todo el país para observar las estrellas. Además el Parque Nacional de Mont Mégantic, es un lugar único donde la “tierra y las estrellas” se unen en perfecta armonía y podrás ser testigo de ello. El Parque está situado en el pequeño pueblo de Notre-Dame-des-Bois, y descubrirás el Astrolab y observatorios astronómicos, recorrer preciosos senderos y mucho más. 

¿Dónde hospedarte?: Situado en el corazón de un bosque de más de un siglo, a sólo 6 km del ASTROLab y del Parque Nacional del Mont-Mégantic, Camping Mont-Mégantic, en un paraíso de naturaleza virgen. Podrás armar tu propia tienda de campaña allí o hospedarte en un tipi. 

Actividad imperdible: Festival des Perséides observa cómo las estrellas fugaces de la constelación de Perseo dan aún más brillo a los cielos nocturnos. Disfruta de presentaciones especiales y de observación con telescopio y binoculares con música de fondo. 

Foto: Cortesía.

Saint-Irénée en Charlevoix

Saint-Irénée fue fundado en 1840 y se encuentra a solo una hora y media de la Ciudad de Québec, ubicada en el corazón de Charlevoix, un verdadero oasis de relajación con una impresionante combinación de fenómenos naturales y culturales que te resurgirán emociones inimaginables. Además, disfrutarás de impresionantes vistas del río San Lorenzo y un espectacular paisaje de la costa. 

¿Dónde hospedarte?: Irene’s Lighthouse, un prestigioso chalet estilo náutico que ofrece una cocina de ensueño, una gran terraza y un spa de 4 estaciones. 

Actividad imperdible: Senderismo para disfrutar la magnífica vista de la caída del río Jean-Noël al noroeste del parque municipal. 

Foto: Cortesía.

Sainte-Rose-du-Nord en Saguenay-Lac-Saint-Jean

Es verdaderamente mágico cuando se combina la cinematografía y los paisajes, Sainte-Rose-du-Nord es conocido gracias a la filmación de la película Le Bonheur de Pierre, es un pueblito rodeado por boscosas montañas, vistas espectaculares y coloridas, y pintorescas casas norteamericanas que te contagian su alegría y color. Además algo muy particular de este pueblo es que notarás como si las casas hubieran sido llevadas ahí por una avalancha creando un pequeño y encantador desorden. Sainte-Rose-du-Nord también forma parte de la Asociación de los pueblos más bonitos de Quebec.

¿Dónde hospedarte?: En uno de los tantos chalets de la zona como Le Boréal.

Actividad imperdible: Realiza un crucero con Navettes maritimes du Fjord a bordo del Saguenay II o Cap Liberté hasta L’Anse-Saint-Jean donde podrás ver impresionantes acantilados.

Foto: Cortesía.

Continuar Leyendo

Bark Air, así es la primera aerolínea diseñada exclusivamente para mascotas 

Barrera de coral de Andros, el tesoro submarino en Bahamas que debes conocer