Este hotel de lujo tiene una experiencia gastronómica en las orillas del Cristo Redentor

Una de las siete maravillas del mundo moderno es el escenario para esta actividad en el Fairmont de Río de Janeiro.

Esta es una oportunidad que no se puede pasar por alto. El hotel Fairmont Experience Rio, ubicado en la playa de Copacabana en Brasil, lleva a sus huéspedes a un desayuno privado a las orillas de la estatua del Cristo Redentor, una de las Siete Maravillas del Mundo moderno. 

En la ciudad más visitada de Brasil que es Río de Janeiro, los huéspedes cuentan con vivencias imperdibles con tours personalizados y diseñados a su medida para conocer de cerca en su máximo esplendor la vida carioca. 

La ciudad se convierte en el escenario de fondo donde los huéspedes pueden vivir una experiencia inolvidable. Quienes se alojen en Fairmont Experience Rio tienen la opción de degustar un desayuno especial en el Cristo Redentor. 

Durante tres horas –que es lo que dura este almuerzo– los comensales son testigos de los primeros rayos del Sol que acarician el cerro del Corcovado, mientras escuchan y aprenden sobre la historia del monumento que es el símbolo de Río y con  30 metros de altura sobre un pedestal de 8 metros, con los brazos extendidos, es reconocido por todo el mundo. 

Con la atención especial que brinda el galardonado equipo gastronómico del hotel, la siguiente parada es una visita a la capilla dedicada a Nuestra Señora Aparecida. 

LEE MÁS: COPACABANA PALACE CELEBRA 100 AÑOS DE VIDA EN RÍO DE JANEIRO

Las mejores actividades en Brasil

Para continuar con la experiencia de lujo, los huéspedes tienen la posibilidad de dar un paseo en velero partiendo desde la Marina da Glória y así ser testigos de un paisaje de colores que pinta el ambiente brasileño. 

También está el teleférico del Pan de Azúcar que brinda otro punto de vista emblemático con una perspectiva única de la bahía de Guanabara y sus alrededores. 

El Cristo Redentor, un imperdible de Brasil

La idea de construir una gran estatua religiosa en el Cerro del Corcovado se remonta a principios del siglo XX. En 1921, para conmemorar el centenario de la independencia de Brasil, la iglesia católica propuso la construcción del monumento. 

El diseño lo realizó el ingeniero brasileño Heitor da Silva Costa y el artista francés Paul Landowski, quien esculpió la cabeza y las manos de la estatua. La construcción comenzó en 1926 y se completó en 1931 y desde entonces es un símbolo de paz y recibimiento. Además, el Cristo Redentor es un lugar de peregrinación y un punto de atracción turística que año con año atrae a millones de viajeros internacionales. 

LEE MÁS: 5 atracciones para conocer Río de Janeiro en familia

Continuar Leyendo

Lancôme llega a CDMX con una pop-up y una cafetería por tiempo limitado

4 hoteles boutique para un verano lleno de lujo en México